La asociatividad, el sello de Artelanas Merino

El espíritu asociativo es lo que hoy reúne a 14 mujeres emprendedoras entorno a Artelanas Merino, proyecto que fue posible gracias al Nodo de Corfo, que ayuda a cofinanciar la operación de grupos que se quieren relacionar para trabajar en conjunto.

María Carolina Fernández Olivo, gerente general de Artelanas Merino explica que lo primero que hicieron para comenzar a trabajar  fue constituirse como Cooperativa Trabajo de Tejedoras e Hilanderas de Magallanes.

Pero, había que abarcar varias problemáticas que tenían. Así, lo primero que definieron fue escoger cuál sería la materia con la que trabajarían los diseños de las prendas. Al querer  diferenciarse de lo que ya existía, optaron por lana  premium regional Patagonian Robertson Merino, que la obtienen gracias a un proveedor de la isla de Tierra del Fuego; pero también se preocuparon de buscar un lugar que las acogiera y permitiera desarrollar su trabajo de buena manera, por eso dentro del proyecto incluyeron el arriendo de un espacio donde instalarían sus talleres.

Lee la nota completa en FEM Patagonia